Publication:

LA NACION - 2021-05-04

Data:

Críticas a Manzur por un almuerzo masivo

CORONAVIRUS

Como parte de los festejos por el Día del Trabajador, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, participó el sábado pasado de un locro multitudinario con dirigentes del PJ local, a pesar de las restricciones por el coronavirus que impuso la provincia. El ágape se desarrolló en la ciudad de Simoca, en un sitio semicerrado y en donde no hubo distanciamiento entre los comensales, según lo reflejan claramente las imágenes que circularon por diferentes medios locales. La celebración fue motivo de cuestionamientos al gobernador Manzur, sobre todo de su vicegobernador, Osvaldo Jaldo, con quien está enfrentado por lo que será la sucesión del poder en la provincia, en 2023. Manzur retomó ayer su agenda doméstica y fue consultado por la prensa local tras la divulgación de las imágenes del locro. La ronda de prensa incluyó el siguiente intercambio: –Usted pidió que la gente no se reúna por el Día del Trabajador. Sin embargo, se lo vio a usted reunido con mucha gente, sin barbijo y en espacios cerrados. ¿Por qué? –No fue un espacio cerrado –respondió Manzur. –Se vieron fotos... –Para quienes conocen Pampa Mayo saben que es un lugar rural. Estas reuniones se dan en el marco de grandes extensiones. Había mucha gente, pero separados. Como médico y sanitarista sé muy bien cuáles son los cuidados y las recomendaciones. Hemos cumplido con todos los protocolos. El ida y vuelta con la prensa reflejó la incomodidad del gobernador, que también fue cuestionado por su número dos. “Mientras Manzur estaba de locro se moría gente de Covid-19”, lo acusó el vicegobernador Jaldo. La respuesta del gobernador fue inmediata, y con algo de ironía: “Yo valoro la preocupación de él. Pero nosotros desde el Estado vamos seguir insistiendo y aportando, básicamente, en lo que es nuestra responsabilidad, que es la gestión”. Como parte de su rebelión contra Manzur, el vicegobernador Jaldo allanó el camino en la Legislatura tucumana para que prospere un pedido de la oposición para que el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, fuera interpelado por el estado de los establecimientos educativos y por las denuncias sobre presuntos nombramientos irregulares. De esa forma, la polémica sobre la reunión generó tensión tanto en torno al cumplimiento de las restricciones por la pandemia como alrededor de la interna política que atraviesa al oficialismo tucumano. Manzur fue uno de los primeros gobernadores del peronismo en alinearse con las medidas que tola el presidente Alberto Fernández, cuando dispuso suspender las clases presenciales en toda el área metropolitana y generó un conflicto con la administración de Horacio Rodríguez Larreta. En aquella oportunidad, Manzur enfatizó su cercanía a la Casa Rosada con un mensaje: “Vamos a adoptar todas las medidas que se han dispuesto a nivel nacional. Vamos a ir en esa dirección con el solo objeto de cuidar a nuestra gente”, dijo. En consonancia con lo dispuesto por el gobierno nacional, en Tucumán está prohibida la circulación de personas en la vía pública entre las 0 y las 6 de la mañana Además, de acuerdo con lo establecido por el decreto presidencial, quedaron suspendidas las actividades sociales en domicilios particulares y las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre con la presencia de más de 10 personas. También se suspendieron actividades de casinos, bingos, boliches y salones de fiestas. Tampoco se pueden realizar prácticas deportivas en lugares cerrados de las que participen más de 20 personas. “Hoy, más que nunca, nos tenemos que cuidar: distanciamiento, uso de barbijo, lavarse las manos o ponerse alcohol. Las reuniones y fiestas clandestinas claramente están prohibidas, porque pueden llevar a que una persona que está enferma contagie al resto”, argumentó Manzur para justificar las nuevas restricciones. Las imágenes del locro mostraron otra actitud.

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.