Publication:

LA NACION - 2021-09-15

Data:

María Eugenia Vidal. “Somos la única fuerza política que puede equilibrar el Congreso”

POLÍTICA

Texto Hernán Cappiello

María Eugenia Vidal está recargada. Tras los resultados de las PASO, que la posicionaron como la candidata más votada en la ciudad de Buenos Aires, advirtió que las urnas “pusieron un límite al Gobierno y le marcaron a la oposición una responsabilidad”. También apeló al voto útil de cara a las elecciones de noviembre, al asegurar que Juntos es “la única fuerza política que puede equilibrar el Congreso”. En una entrevista con la nacion, la exgobernadora bonaerense remarcó que durante los próximos dos años será una responsabilidad del oficialismo gobernar y llamó a la unidad de su espacio, porque “la victoria no es de nadie en particular”, sino de la sumatoria de fuerzas que integran la alianza. Comentó además que cuando habló con Mauricio Macri el domingo estaba “conmovido” por el resultado electoral. –¿Cuál es la lectura de los resultados del domingo? –Creo que los votos del domingo a la noche significaron un límite para el Gobierno, un basta, un hasta aquí, fueron un no al cierre de las escuelas durante un año y medio; un no a la cuarentena más larga del mundo, que perjudicó el trabajo: un no a las fiestas en Olivos; un no a la vacunación vip. Pero al mismo tiempo el mensaje de las urnas fue para la oposición y para Juntos por el Cambio, que el domingo obtuvo más votos que ningún otro y nos transmiten esos votos una responsabilidad de representarlo de una forma diferente. Pero también debe ser un límite para el Gobierno en el Congreso y abrir el camino para convertirnos en una alternativa diferente. Llevarnos al Congreso no solo por lo que vamos a impedir, a frenar, sino por los proyectos que vamos a votar en favor de la educación, del trabajo y del fin de los privilegios que siguen vigentes en la política. –¿Cuán responsable es Cristina Kirchner de la derrota electoral? –El resultado de la elección es responsabilidad del Frente de Todos, que gobierna desde diciembre de 2019, de todos sus integrantes, del Presidente, de la vicepresidenta, de Sergio Massa, de Máximo Kirchner, de todos los intendentes. –Cuando menciona que la responsabilidad es mantener la unidad del espacio para ser una alternativa, se podría pensar que ocurre lo mismo con el Frente de Todos, pues sin la unidad no hubieran ganado… –La diferencia entre le oficialismo y nosotros es que nosotros nacimos en 2014 y 2015 y ya hemos gobernado juntos, hemos atravesado triunfos y derrotas como oficialismo, juntos y como oposición también juntos. Nuestro bloque se opuso a la reforma judicial, a los cambios del procurador, no somos el resultado de una ecuación electoral, sino un proyecto político de largo plazo que tiene valores que defender. –¿Se puede esperar desde ahora en esta segunda etapa hasta noviembre un discurso más fuerte? –Como opositores recorrimos el camino de marcar lo que no estaba bien, defendimos cuando estaba en juego la república, cuando había que defender a las pymes, y estas han sido la banderas llevando propuestas. Nosotros hablamos de crear un programa de empleo joven, de derogar la ley de alquileres para que los jóvenes puedan mudarse, llevamos propuestas concretas para que se hagan posibles. –¿Habló con Macri? ¿Qué fue lo que le dijo? –Conversamos el domingo, estábamos conmovidos por el resultado, emocionados por este voto contra la indiferencia, la arrogancia, la prepotencia de las políticas del miedo, y él también por supuesto estaba conmovido. –¿Este resultado resuelve la puja entre halcones y palomas? –El del domingo no fue un voto con nombre y apellido, fue un voto por una alternativa al oficialismo y no un voto en términos personales, hacia nadie. No es una elección definitiva, es más un compromiso, una responsabilidad, que un triunfo. En una Argentina de tanta pérdida y tanto dolor, no hay nada que celebrar. –¿El radicalismo tiene más peso ahora en Juntos por el Cambio? –Todos los espacios que integramos el frente somos importantes, el radicalismo, la Coalición Cívica, el peronismo republicano, el propio espacio de López Murphy en la ciudad, que es un espacio nuevo, y las personas que se sumaron, como Facundo Manes en la provincia o Carolina Losada en Santa Fe. Juntos por el Cambio es la suma de muchos liderazgos que ya estaban y los que se fueron sumando en esta elección. Ahí está su riqueza. –¿Sigue teniendo ganas de ser presidenta? –No creo que tengamos que entrar en una carrera que en este momento está lejos de la gente. Hoy lo que quiero es que haya un Congreso equilibrado y para eso trabajo y para eso soy candidata en la ciudad de Buenos Aires, para que haya en Juntos por el Cambio una alternativa. El lugar que me toque a mí lo decidirá la gente, eso no es lo relevante. –¿El votante de López Murphy y Rubinstein cree que la va a acompañar? –López Murphy es parte de nuestra lista, cuarto candidato a diputado nacional, espero que los que lo hayan elegido el domingo lo vuelvan a elegir en noviembre. Rubinstein va a seguir sumando a esta campaña más allá de que no haya conseguido el piso mínimo, estoy seguro de ello. –¿Cómo interpreta el 13% de los votos que recibió Javier Milei? –Es una expresión más en democracia y en esta elección lo que se juega es que nosotros, en Juntos, somos la única fuerza política que puede equilibrar el Congreso. –¿Qué tiene que hacer el Gobierno ahora? –Creo que es importante dejar de lado la improvisación y los parches y tener un plan que nos diga a los argentinos hacia dónde nos quieren llevar. No puede ser el “plan noviembre”, tiene que ser un plan para los próximos 10 años. Los problemas estructurales de la Argentina no se resuelven así, no puede haber un plan improvisado que se arme en tres días para que los voten: no se resuelve nada poniendo plata en el bolsillo de la gente pensando en emitir, porque la emisión la pagamos todos con inflación. Debe ser un plan en serio, más allá de la campaña que aborde los problemas de la gente, de educación, de trabajo, contra la inseguridad. –¿Se radicalizará el Gobierno? –No puedo saber qué va a hacer porque por momentos nos dice una cosa y luego la contraria. El Gobierno dijo que iba a escuchar a la gente y el lunes dijo que no va a cambiar de rumbo. Es difícil de entender la posición que tienen. –¿Cómo imagina los dos años por delante que tiene de mandato este Gobierno? –El Gobierno tiene la responsabilidad de gobernar que le dio la gente en diciembre de 2019. Nosotros en estos cuatro años buscaremos un Congreso equilibrado, de modo que los problemas de los argentinos se acuerden seriamente. –¿Cree posible que ante un escenario de un gobierno debilitado pueda ofrecer un acuerdo político con la oposición fortalecida en el Congreso? –Primero, me sorprendería, porque nunca en 15 años hubo una propuesta encaminada en ese sentido, para que existiera siquiera esa posibilidad debería existir un plan y no tenemos un plan, estamos sin rumbo, con improvisación no puede haber siquiera una intención de acordar. –¿La unidad de la oposición es el nuevo eje de campaña de acá a noviembre? –Yo hablo por Juntos, y el mandato que la gente nos dio es el de la unidad, nos pide unidad. No hay salvaciones individuales, es entre otros esta elección. Agradezco los votos que me pusieron en el lugar donde me pusieron, esta elección es de López Murphy, de Rubinstein, del gobierno de Horacio, del proyecto de Mauricio Macri, de la defensa de Patricia Bullrich ante los atropellos del Gobierno, de Martín Tetaz, de Lilita y la Coalición Cívica, quien quiera arrogarse el total de los votos se equivoca.

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.