Publication:

LA NACION - 2021-09-15

Data:

La inflación de agosto fue de 2,5% y luego de casi un año logró perforar el piso de 3%

ECONOMÍA

Francisco Jueguen

Gracias a un dólar y a tarifas pisados en medio de un proceso electoral, la inflación de agosto fue de 2,5%, un dato inferior al esperado por el mercado, y perforó luego de un año el elevado piso del 3% en el que se mantenía desde septiembre de 2020. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec acumuló un alza de 32,3% en el año, variación que supera por algunos puntos el 29% fijado por Martín Guzmán en el presupuesto para todo este año. En las próximas horas, el ministro de Economía tiene previsto hacer pública su meta inflacionaria para 2022 al enviar el proyecto de presupuesto al Congreso. En doce meses, la inflación muestra un alza de 51,1%, mientras que la inflación núcleo –que no tiene en cuenta precios regulados ni estacionales– mostró una suba de 3,1% en agosto. Este dato, el de los precios libres, no varió ni una décima con relación al que se registró en julio pasado, una situación que fue remarcada por todos los analistas consultados y que anticipa la difícil tarea de quebrar la inercia inflacionaria más allá de las “ayudas estacionales”. El capítulo de alimentos y bebidas –el rubro más sensible del IPC– aumentó 1,5% (el mes pasado había subido 3,4%). Las subas más altas del mes se dieron en salud y educación. Ambos mostraron una variación de 4,2%. Recreación y cultura subió 3,7%, mientras que prendas de vestir y calzado avanzó 3,4%. Latinfocus estimó una inflación de 49% en 2022 y de 42,7% en 2023. El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central (BCRA) previó para este año un alza de 48,4%, y para el que viene, de 43,1%. Esta última medida fue aumentando en los últimos meses sobre la base del fuerte incremento de la emisión oficial, que generó una bola de deuda remunerada en la entidad monetaria que superó los $4 billones. “La inflación está bajando. Tuvimos un shock muy fuerte sobre todo en marzo, y de ahí mes a mes fue cayendo la inflación; hoy [por ayer] vamos a conocer los datos de agosto, pero los indicadores previos nos muestran que también se ha reducido y estamos realmente convergiendo a un nivel de inflación más cerca del 2% por mes”, dijo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Apenas conocido el dato oficial, el Ministerio de Economía celebró el número, pese a ser un nivel aún alto. “La inflación de agosto continúa la tendencia en baja que se viene registrando desde abril y rompe la barrera del 3% del mes anterior. Se registró en agosto 2,5%, el menor registro desde agosto de 2020”, afirmó Hacienda. “Alimentos y bebidas se redujo marcadamente, pasando del 3,4% en julio a 1,5% en agosto. Con desaceleraciones en la mayoría de los rubros, se destaca la caída de verduras y la estabilidad de carnes”, dijeron cerca de Guzmán. “También bajaron los regulados a 1,1% en agosto, el valor más bajo de los últimos doce meses”, cerraron. “Es un dato más bajo que el esperado”, dijo el economista de Empiria Juan Ignacio Paolicchi. “Probablemente impulsado por la desaceleración del tipo de cambio, que en algún momento iba a empezar a hacer efecto, que se suma a un profundo atraso de ciertos precios relativos [tarifas]”, explicó. “Hubo una significativa desaceleración en alimentos, que venía siendo uno de los factores que impulsaban la inflación hacia el alza. Septiembre luce como un mes en que la inflación va a ser un poco más alta que agosto, por paritarias y algunos efectos de segunda ronda. No hay que perder de vista el componente estacional de esto: si miramos la núcleo, sigue estando por arriba del 3%, lo cual sigue siendo muy alto”, alertó. “Tal como era previsto, quebró el piso del 3% y dio algo más bajo de el previsto por el mercado”, señaló Soledad Pérez Duhalde, economista de Abeceb, que remarcó además el menor avance de alimentos. “El 3,1% de la núcleo sigue siendo una advertencia. Es muy alta; este mes te ayudaron los estacionales”, dijo la economista, que, luego del resultado de las PASO, ve muy difícil que pueda quebrarse la inercia inflacionaria en un escenario futuro. “Eldatosorprendeporlamagnitud de la baja”, dijo Matías De Luca, analista de LCG. “Pero la inflación núcleo replicó el resultado de julio y anotó un 3,1% de aumento, lo que se traduce en once meses consecutivos en que no baja del 3% mensual. Esto denota que el ritmo general de aumento de los precios no cesa”, agregó. “El atraso significativo en el tipo de cambio y las tarifas ayudó a moderar el aumento de esos sectores [alimentos y vivienda], los cuales en conjunto representan casi el 50% del IPC, y explican la divergencia entre el índice general y la inflación núcleo. Para fin de año esperamos una inflación cercana al 50%, la cual no desaceleraría mucho hacia 2022 a raíz de ajustes de precios relativos que se están postergando de cara a los comicios de noviembre”, cerró.

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.