Publication:

LA NACION - 2021-09-15

Data:

Derrumbe: la soja tendrá la menor siembra de los últimos 15 años

ECONOMÍA

Fernando Bertello

La siembra de soja en la Argentina, el principal cultivo en área, caerá al menor nivel de los últimos 15 años. Su superficie sufrirá un retroceso por sexta campaña consecutiva. En cambio, la implantación de maíz crecerá por séptimo ciclo agrícola seguido y alcanzará una cobertura récord. Para sorpresa, además, el maíz tendrá una contribución en el producto bruto agrícola casi tan importante como el de la soja. Estas proyecciones se desprenden de una estimación para la campaña 2021/2022 efectuada ayer por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Forman parte de un cálculo para seis cultivos, esto es, además de soja y maíz, las producciones de girasol, sorgo, cebada y trigo (los últimos dos ya implantados). Esos seis cultivos representarán en 2021/2022 una superficie total de 34 millones de hectáreas, una expansión del 2,1% versus la campaña pasada. En tanto, arrojarán una producción de 129,8 millones de toneladas, un crecimiento del 7,2% respecto del ciclo anterior. No será una cosecha récord ya que, según esta entidad, eso se registró en 2018/2019, con 136,9 millones de toneladas. En tanto, con una proyección de menores precios, aunque siguen en niveles altos, las exportaciones de granos y subproductos de esas seis cadenas rondarían los US$35.577 millones, una merma del 3% versus el ciclo 2020/2021. En tanto, la recaudación fiscal por impuestos –retenciones y otros– se proyecta en US$14.630 millones, una reducción del 4,5%. Puntualmente para la soja, como dato revelador la superficie de siembra, que se inicia el mes próximo, quedaría en 16,5 millones de hectáreas, una disminución del 2,4% versus el ciclo anterior. Una cobertura similar se registró en el ciclo 2006/2007, con 16,1 millones de hectáreas. Para marcar un contraste, la superficie más alta con soja se registró en 2015/2016, con 20,1 millones de hectáreas. Vale recordar que durante la presidencia de Cristina Kirchner se intervinieron los mercados de trigo y maíz, lo que afectó el crecimiento de estos cultivos. En cambio, así se favoreció a la soja. Para Agustín Tejeda Rodríguez, economista jefe de la Bolsa de Cereales porteña, “hay un estancamiento en soja” que tiene que ver en parte con los derechos de exportación. Mientras el maíz tributa un 12% de retenciones, la soja está en el 33% para el grano. Además, según indicó, hay un tema vinculado con la tecnología y los rindes que también influyen en el estancamiento. Esto último tiene que ver con “la falta de premio a la investigación y desarrollo” para la industria semillera, que viene demandando una nueva ley de semillas. En tanto, por el lado de la producción, en soja se aguarda una cosecha de 44 millones de toneladas, una mejora del 2,1% versus el año pasado tras una campaña marcada por la sequía. En el caso del maíz, la entidad prevé una siembra récord de 7,1 millones de hectáreas para grano comercial. En producción también se lograría un valor histórico de 55 millones de toneladas. Se trata de crecimientos del 7,6 y 8,9% en superficie y producción, respectivamente, versus el año pasado. “Son números impensados años atrás”, graficó Tejeda Rodríguez respecto de la situación para la soja y el maíz. El experto participó de la presentación de proyecciones junto a Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la entidad. Copati explicó que en la soja no solo hay un efecto por “reducción del área total”, sino también por un cambio de la distribución entre soja de primera (desde octubre se implanta) y de segunda siembra (se hace luego del trigo).

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.