Publication:

LA NACION - 2021-09-15

Data:

Del papelón a la tranquilidad: las leoncitas jugarán el mundial

DEPORTES

Gastón Saiz

Del papelón al alivio: las Leoncitas, que no se habían clasificado para el Mundial de la categoría afectadas por errores dirigenciales, recibieron una invitación por parte de la Federación Internacional de Hockey para jugar el certamen Sub 21 en diciembre próximo, en Sudáfrica. En una comunicación oficial, la CAH informó la razón: “Fue en virtud del ranking mundial de nuestro equipo y de los antecedentes que lo tienen como último campeón del mundo”. Ya desde el momento en que se decretó la eliminación, se intuía que podría haber un “salvataje” desde los escritorios de la FIH. Pero nada borra lo sucedido en agosto pasado, luego de que la selección quedara afuera del Mundial en el Panamericano Junior, en Santiago de Chile, tras perder 1 a 0 ante Canadá. ¿Qué pasó? Todo se desencadenó antes del torneo: se detectó un caso de coronavirus cuando ambos planteles –Leoncitos y Leoncitas– viajaban en el mismo micro desde Mendoza hasta la capital chilena, un escenario que obligó a aislar a ambas delegaciones y a reemplazarlas, incluidas los cuerpos técnicos. De esta forma, con un equipo totalmente renovado –y lógicamente, de menor capacidad– las chicas se quedaron afuera de manera prematura. Días antes, ambas delegaciones se habían trasladado en avión de Buenos Aires a Mendoza. Al día siguiente se desplazaron vía terrestre hacia Chile, y una vez que llegaron hasta el paso fronterizo Los Libertadores, se les realizaron un test PCR a cada uno de los deportistas y allí detectaron que uno de ellos era positivo. Ante esta situación, toda la delegación argentina que se trasladaba en el mismo colectivo no pudo continuar viaje hacia el país vecino y tuvo que regresar a Mendoza. Todos ellos fueron alojados en un hotel de la capital mendocina haciendo sus respectivos aislamientos. Después, el equipo femenino terminó pagando las consecuencias en el aspecto deportivo, mientras que los Leoncitos se aseguraron un lugar en el Mundial al haber alcanzado la final (perdieron ante Chile por penales australianos). La fuerza de las voces Durante el certamen y conocido el negativo desenlace, las críticas arreciaron contra los malos manejos dirigenciales de la Confederación Argentina de Hockey (CAH). La exleona Silvina D’elía mencionó: “El deporte creció, las y los deportistas se volvieron más profesionales y la CAH empeoró. No es el presidente actual, ni el anterior, es de hace tiempo y en TODO. Sí, no gusta, que se sepa, pero de una vez por todas esto tiene que cambiar...”. Vanina Oneto, otra de las glorias de las Leonas, también opinó sobre la situación de manera muy dura, pero una vez consumado el adiós del conjunto femenino: “¡No encuentro palabras para describir los sentimientos que tengo en este momento! ¡No toquen a una sola jugadora, eh! Que la culpa viene bien de arriba. ¡Incapacidad dirigencial absoluta! ¡Les rompieron todos los sueños! Magdalena Aicega, excapitana, también cuestionó el manejo de la Confederación Argentina en duros términos: “Lo que pasó con los/las junior de Argentina es un papelón y la Confederación debería hacerse cargo de toda esta desprolijidad y me quiero imaginar que alguna/o debería renunciar! Las jugadoras/ es se preparan para esto y queda el sueño truncado por una mala organización! Dios mío”. Además, Mercedes Margalot, otra de las integrantes de la época dorada de las Leonas y actual periodista de ESPN, abrió un hilo en las redes y se refirió a la acumulación de desatinos. En algunos de los tuits, mencionó: “Impericia, negligencia y una secuencia de errores –de los cuales dudo que alguien se haga cargo– le truncaron el sueño Mundialista a un grupo de jugadores que vienen rompiéndose el alma en pos de un objetivo”. La exdefensora amplió: “Hisopados positivos y contactos estrechos con falsos negativos. Decisiones absurdas de hacer viajar a ambas delegaciones en un mismo micro. Si, como leen, TODOS juntos. Y ocurrió lo inevitable. Positivos en la frontera. Leoncitas y Leoncitos aislados en Mendoza”. Y también opinó: “Cuando hablo que la dirigencia tiene que estar a la altura me refiero a esto. Venimos de ganar la medalla plateada en los JJ. OO., pero no somos capaces de hacer las cosas como corresponden. Y al final del camino los que terminan pagando esas pésimas decisiones, son los jugadores”.

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.