Publication:

LA NACION - 2021-09-15

Data:

Cumbi Bustinza hace de varón, en un unipersonal

ESPECTÁCULOS

Alejandro Rapetti

El sueño de Milton siempre había sido cantar, pero cuando el éxito parecía estar al alcance de sus manos, debió enfrentarse a todas sus contradicciones, excesos, vicios, el desenfreno personal, amores apasionados, relaciones conflictivas y su desbordante creatividad musical en escena. A partir de este planteo, el próximo domingo, Mariana Cumbi Bustinza sube a escena con su último trabajo, La Meca, unipersonal escrito e interpretado por ella, que también dirige junto a Huilen Medina Senn, donde indaga en los conflictos de este ídolo cumbiero. Se trata de un recorrido por aquellos lugares incómodos de prejuicios y discriminación, de censuras y olvidos, de exclusión y desesperanza, con toda la pasión que acompaña a este personaje que sueña con un futuro mejor, quiere luchar y compartir con sus seres queridos. “Lo que me interpelaba era algo que tiene que ver con el concepto del éxito y de cómo eso hace mella en muchas personas, cómo a veces el personaje se come a la persona, y ponerlo en este mundo de la cumbia que he frecuentado mucho, ya sea yendo a ver grupos o en las bailantas”, cuenta Bustinza, que se presenta en escena acompañada por el músico Facundo Salas. Como autora y directora, ya hace un tiempo que la talentosa intérprete viene trabajando sobre temáticas que indagan en la marginalidad, lo olvidado, lo incomprendido y prejuzgado. Su trilogía teatral Menea para mi, el amor en un barrio bajo; Gorila y Lo que quieren las guachas (esta última actualmente en cartel), fueron merecedoras de varios premios y nominaciones. Allí vuelca en escena su interés por aquello que incomoda, que genera preguntas en el espectador y cuestiona cánones éticos. “Busqué la construcción de Milton desde aquellas cosas qué se asemejan a mí, que yo pude haber vivido y que me permitieron trazar un paralelismo con esas sensaciones y sentimientos. Luego hubo que masculinizarlo –porque es un varón–, encontrarle la voz, sus movimientos y otros aspectos que hacen al personaje. Siempre fui muy fanática de muchos cumbieros, o sea que volví a recordar y rescatar aquellos momentos cuando iba a ver cantantes de cumbia. También vi entrevistas de cumbieros, sus Instagram, sus vivos. A mí la cumbia me inspira”, concluye Bustinza, que por estos días también se presenta junto a Tomás Cutler y Gabriel Gávila en Fucking impro, por el grupo Improvisa2. La meca. Ascenso, apogeo y derrumbe de un ídolo cumbiero, se presenta los domingos, a las 20.30, en El Extranjero, Valentín Gómez 3378. En tanto Lo que quieren las guachas va los sábados, a las 20.30, en la misma sala. Y junto a sus compañeros de Improvisa2, hace Fucking impro, los sábados, a las 22.30, en Nün Teatro Bar. Juan Ramírez de Velasco 419. Las entradas se pueden sacar por Alternativateatral. com.

Images:

Categories:

LA NACION

© PressReader. All rights reserved.